La Tercera sesión de las Jornadas propone combatir el maltrato desde la inteligencia, la implicación y el compromiso

26 Noviembre 2020


“Cuando se llega a la violencia directa es que ha existido antes violencia estructural y cultural”

 

La tercera sesión de las Jornadas “Todos contra el abuso y maltrato a las personas mayores”, organizadas por CONFEMAC con Castelló de la Plana como anfitrión, ha abordado las maneras de combatir el maltrato, a través de la inteligencia, la implicación y el compromiso real de todos los sectores. Hoy, los ponentes se han unido al Día Mundial contra la Violencia de Género, corroborando que cuando hay violencia directa, es que han existido anteriormente dos tipos de maltratos, la violencia estructural y la violencia cultural, y eso es lo que hay que descubrir para implicarse. “Hace falta respeto”.

 

Así lo ha descrito Clarisa Ramos Feijóo, de la Fundación Pilares y profesora en la Universidad de Alicante cuando aclara que la pandemia no ha traído nuevos problemas, sino que ha puesto de manifiesto los problemas que ya venían de lejos, y otros tipos de violencia que ahora se están reconociendo. Por tanto “cuando se cuida hay que escuchar, cuidar conlleva habilidades y competencias, y sobre todo dignidad, porque la dignidad no la otorga ningún estatus jurídico”, comenta la profesora, “porque desgraciadamente no sólo se están vulnerando los derechos de las personas mayores sino que se está evitando que cumplan con sus deberes”.

 

En esta misma línea, la secretaria de SEMERGEN solidaria Mari Carmen Martínez Altarribas, aclara que las personas mayores deben aprender no solo a decir “tengo derecho a” sino “tengo el deber de”, porque se trata de una condición ciudadana que no tiene edad. “No podemos ser cómplices”, comenta. La ponente argumenta además, que para prevenir el maltrato hay que instituir un protocolo, porque “el maltrato ya está considerado como una enfermedad, y por tanto ¿por qué no se realizan cuestionarios de necesidades? ¿Formación de profesionales y gestores? ¿Creación de un comité de expertos reconocidos? Y sobre todo, reconocer líderes, tanto entre los profesionales como entre los ciudadanos”.

 

Para lograr esa implicación y compromiso ante el maltrato, César Catalán Catalán, lidera la Asociación de convivencia Parque Lidón de Castelló de la Plana, que ayuda a aprovechar los servicios para que las persona mayores sean capaces de denunciar las situaciones de maltrato. En este sentido, Catalán argumenta que están intentando crear una red de voluntariado para dar respiro, por ejemplo, a los cuidadores y apoyar los servicios que el gasto público no va a poder sufragar. “Si el maltrato animal tiene hasta una ley ¿cómo es posible que se abandonen los recursos del maltrato en la vejez?”, apostilló.